Delegado de protección de datos, nueva figura obligatoria

delegado proteccion de datos

Esta nueva figura, el delegado de protección de datos del RGPD, también ha sido noticia estas últimas semanas. A la espera de que entrará definitivamente en vigor la nueva normativa a partir del 25 de mayo del 2018. Sin duda, uno de los cambios más importantes y fundamentales para acreditar que se cumple con el nuevo reglamento. Sus siglas en inglés son DPO.

 

Según el artículo 37.7 del RGPD, se debe comunicar el nombramiento del DPO, ofreciendo sus datos de contactos a la autoridad de control pertinente.

 

La importancia del delegado de protección de datos

 

Según los expertos en protección de datos, es quizás el intérprete de esta nueva fase normativa sobre la protección de datos, con más protagonismo. Una figura  que ha cobrado importancia en poco tiempo y que es imprescindible para muchas compañías. No hay que olvidar que es obligatorio para organismos públicos o empresas que traten con datos sensibles de personas a gran escala.

 

El DPO puede ser un miembro de la misma compañía o un profesional externalizado. Ambas opciones son permitidas. Pero quizás los expertos apuntan al beneficio de contratar a un delegado de protección de datos externo a la empresa. Ya que la responsabilidad del puesto es muy alta y puede verse involucrado en conflictos de interés.

 

Sus funciones

 

Las funciones principales del delegado de protección de datos del RGPD son informar, asesorar y concienciar  tanto al responsable como a los empleados que se ocupen de la gestión de datos. También debe supervisar el cumplimiento de la nueva normativa y asignar responsabilidades. Así como encargarse de la formación de todo el personal. Sin olvidar que debe también cooperar con las autoridades de control, actuar como regulador y realizar consultas previas.

 

Es importante saber que los DPO no pueden ser sancionados ni destituidos por el mero desempeño de sus funciones. Así como no pueden recibir órdenes directas sobre su trabajo ya que debe respetarse su independencia.

 

Como elegir al delegado de protección de datos

 

El delegado de protección de datos del RGPD debe contar con una formación específica y completa. No hay que olvidar que su responsabilidad es alta. Velar por el cumplimiento de la nueva normativa y evitar multas millonarias. Pero… ¿Cómo se debe elegir a este profesional?

 

Actualmente, no existe una titulación específica sobre esta nueva figura. Aunque, sin duda debe tratarse de un profesional con conocimiento en legislación y experiencia comprobable en protección de datos. Afortunadamente, para evitar  la elección de delegado de protección de datos del RGPD que no cuente con la formación adecuada, existe un sistema de certificados promovido por la AEPD.

 

Una herramienta útil también para aquellos posibles candidatos que quieran lanzarse a una nueva carrera profesional. Estos certificados son la mejor forma de acceder a un nuevo mercado laboral con bastante futuro. Los interesados que quieran acceder a la evaluación, deberán contar con una  serie de requisitos. Por ejemplo, justificar su experiencia profesional relacionado con la protección de datos y formación mínima reconocida de materias incluidas en el programa de la figura DPO. No obstante, no hay que olvidar que este certificado no es un requisito indispensable, sino una opción para facilitar el acceso al puesto.

Deja una respuesta