Las cookies y la nueva ley de protección de datos

El pasado 25 de mayo, entró en vigor la nueva normativa RGPD y las cookies también se ven afectadas. Una verdadera pesadilla para las empresas que se dedicaban a espiar todas las actividades del usuario en la red mediante estos pequeños programas.

Hasta ahora, las cookies han sido las mejores herramientas para espiar y ofrecer campañas de marketing más personalizadas. Pero a partir de la entrada de vigor de la nueva normativa RGPD, el panorama cambia por completo y verdaderamente tenemos constancia de que ha estallado una verdadera crisis ante el miedo de posibles sanciones. Parecen inofensivas porque recogen información de forma anónima, pero no hay que olvidar que son datos privados.

La nueva situación de las cookies

Principalmente, existen dos tipos, propias o de terceros. Y son estas últimas la que han generado mayor incertidumbre tras la entrada en vigor de la nueva normativa RGPD. Su uso está directamente relacionado con la venta de datos. Lamentablemente, el nuevo reglamento no especifica claramente como se deben tratarlas. Es cierto que ya se encontraban bien reguladas, pero existen determinados puntos que chocan con algunos principios de la nueva normativa.

Algo bastante preocupante ya que la gran mayoría de medios digitales suelen usar un gran número de cookies de terceros. Son fundamentales para ofrecer a los usuarios experiencias en la web más personalizadas. Cuando un usuario acepta las cookies recibe anuncios más personalizados que se convierten en ventas directas. Se ha demostrado que los perfiles segmentados generan mucha más actividad y confianza a los anunciantes. Pero al fin al cabo, estamos hablando de ventas de datos.

¿Quién es el responsable directo de las cookies?

La mayoría de cookies de la red están elaboradas por Google. Pero esta empresa internacional no sería el responsable de su utilización. La culpa recae directamente en el responsable de la web que decide insertar un código JavaScript para recabar datos. Ahora con la nueva normativa RGPD y las cookies, muchos negocios tienen que readaptarse a esta nueva situación.

Como adaptarte a la nueva normativa RGPD y las cookies

Como hemos mencionado el problema se localiza en las cookies que recaban datos y elaboran un perfil para vender publicidad. Según nuestro experto, es cierto que todas requieren el consentimiento del usuario, pero la nueva normativa RGPD implica nuevos cambios en este sencillo procedimiento. Ahora no basta con aceptar y seguir navegando tan tranquilo.

No debe inferir su uso y consentimiento por una mera navegación como ocurre en la mayoría de las ocasiones. No hay que olvidar que debe existir un consentimiento expreso con carácter inequívoco. Hay que tener presente el artículo 4.11 de la nueva normativa RGPD y las cookies para no caer en una posible sanción. Ante la posibilidad de no cumplirse la obtención de un consentimiento libre, específico, informado e inequívoco. Y no queda demasiado claro que el consentimiento de determinadas cookies en el momento de la configuración del navegador web sea válido.

Deja una respuesta